ENSAYO Nº8 -sobre el concierto clásico (Valentina Lisitsa)

 

ENSAYO Nº8

 

-Sobre el CONCIERTO ACTUAL

-Sobre la LIBERTAD Y EL PROTOCOLO

-Sobre la ELECCIÓN DE LOS JÓVENES

 

OCTUBRE 2011.

TEATRO COLÓN: actuación exclusiva de VALENTINA LISITSA (piano)

PROGRAMA

PARTE I

FRÉDÉRIC CHOPIN (1810-1949)1) Fantasía en Fa menor Op.49 2) 12 Estudios Op.25n1-nº2- nº3 nº4-nº5-nº6-nº7-nº8- nº9- nº10- nº11- nº12 PARTE II

FRANZ LISZT (1811-1886)3) Balada Nº2 en Si menor S.1714) Danza sacra e duetto finale de ``Aida de Verdi S.4365) Rondó fantástico sobre un tema español ``El Contrabandista´´ S.2526) Totentanz S.525

 

Es hermoso volver al Colón después de tanto q no iba, el problema es que me sentí como en una máquina del tiempo, especialmente del pasado...

 

Valentina Lisitsa es una pianista relativamente joven que gracias a que sus videos en Youtube han sido vistos por más de 28 millones de personas (!!) ha logrado -junto a Lang Lang (Lang Lang no me gusta)- ser una artista muy famosa gracias a las nuevas tecnologías. Lo cual muchas personas más al ligadas al pasado que al presente y al futuro, ven como algo superficial, marketinero, ó no expresivo y sólo técnico.

 

Es decir, la calidad de los videos de Valentina es tan buena que muchas veces quien se queda en juzgar la capa externa ni siquiera disfruta la obra en sí ya que el prejuicio de `esto es marketing´ ó esto fue hecho de `forma comercial´ nunca desaparece.

 

Conozco muchos colegas que opinan así y los respeto, pero yo no pienso así y x más que un video esté `lookeado a lo Hollywood´ no significa que por esto sea superficial ó poco profundo.

 

Obviamente pienso igual que Valentina y creo que filmar los videos en alta calidad de imagen y sonido y colgarlos gratis en Internet es compartir el arte sin nacionalidad ni clase social.

 

Por esta filosofía también simpatizaba con ella ya desde antes de conocerla personalmente.

 

Ahora bien: si alguien tenía alguna duda de la capacidad expresiva de Valentina, creo que en este sentido quedó más que plasmada su ultra –sensibilidad y relajación en pasajes pianísimos y expresivos, hasta incluso me sorprendió lo expresiva que fue, más todavía que en sus videos! Increíble.

 

Ya empezado el concierto, con unas –calculo- 2000 personas en el Teatro Colón pude distinguir a un 75% personas de adultos de más de 50 años y pocos jóvenes.

 

Esto sumado al protocolo de ir de traje y corbata (el 80% está lookeado así) y esto también sumado a dejar las luces prendidas mientras toca el artista y esto sumado al CONSTANTE ruido de toses y estornudos de parte de un público que no sé para qué carajo va a un concierto si es para no escuchar al artista…hacen que haya sentido que esta artista, de este calibre, con esta mentalidad moderna y tan conectada con las masas jóvenes que tanto la siguen en Internet, no haya encontrado todavía su mejor contexto para sublimar sus emociones y su personalidad.

 

De hecho por todas estas causas, el concierto me aburrió mucho los primeros 20´…me sentía incómodo con la propuesta, con el entorno, con el ambiente, con los ruidos, con las luces…

 

Pensaba durante el concierto `qué lindo sería cambiar la iluminación y que todo el Teatro Colón quede sumergido en rojos, simulando un infierno´ ó …me imaginaba un protocolo menos formal que de alguna forma no espante tanto a los jóvenes por esa NO similitud con sus lenguajes y protocolos modernos.

 

Diciéndolo de otra forma, el concierto de ayer lo dió un alma moderna, con una energía moderna y con un caudal de adrenalina súper moderno y frenético (bien de esta era!) pero…filtrado por un colador con olor a naftalina…tocando emociones de autores de hace 2 siglos….de repente sentí que Chopin le quedaba chico a Valentina, parecía una canción de cuna, parecían obras de un niño, pero el problema NO era Valentina, sino Chopin…en un momento hasta eran tan predecibles las armonías de Chopin que llegué a odiar al sistema de la Armonía Funcional. Me da la sensación que el caudal energético de Valentina pide a gritos OTRAS obras con más disonancia, más viscerales y con menos `seda´…

 

La segunda parte mejoró y Valentina tocó a Liszt que es más soberbio e imponente que Chopin y Valentina se lució el triple: es como esos deportistas que rinden mejor cuánto más difícil es el adversario a derrotar. Algo así pasó con Valentina: a mayores desafíos mejor respondía.

 

Y cuando encontraba pasajes huracanados, ráfagas de notas, y cascadas de arpegios realmente nos dejaba helados porque toda su aura se se expandía y se hacía más `solar´, como si cuánta más locura y adrenalina hubiese en una obra, más para su personalidad encajara.

 

Y de hecho, esto se sintió en la última obra que tocó como bis y que duró más de 5´, no tengo idea qué obra era sinceramente pero era muy moderna, mucho más que Chopin y Liszt. Más disonante, más rítmica, más rusa.

 

Y esta paleta es ideal para Valentina. Por ejemplo, calculo que sería la persona ideal para tocar las Sonatas de Prokofiev ó La Consagración de la Primavera a 4 manos de Stravinsky.

 

O la sonata de Bartók. U otras tantas obras. O sea, digo que la energía de Valentina no se corresponde con la energía de Chopin para nada. Sí, más con la de Liszt. Y mucho más con lo más moderno.

 

Sentí exactamente eso.

 

Por otra parte, tb sentí con este concierto una vuelta al pasado, el olor a `cosa vieja´ volaba por todo el Colón y la verdad es que me pone mal que un espectáculo de esta categoría no se transmita en vivo por YouTube para todo el mundo, haciendo que no sólo estos genios puedan ser vistos por las 2000 personas exclusivas que pudimos pagar la entrada y asistir.

 

Tendría más sentido el gasto de energía del artista e iluminaría a mayor cantidad de gente y no sólo a unos pocos. Por eso ya es hora de hacer una ley que obligue a transmitir gratis online los mejores conciertos.

 

Fue tan imponente el último bis que la gente no podía parar de aplaudir.

 

Se fue súper ovacionada esta artista ucraniana que vive en New York y es seguida por millones de jóvenes de todo el mundo y que fue vista en el Colón por unos 1500 ancianos….después preguntan por qué la música clásica y la formación académica ahuyenta a tantos jóvenes que aman la música??

 

Ahí está la respuesta. Y no es por el precio de la entrada, al mismo precio estaban las entradas del sábado de la Creamfields...y fueron 50.000 personas....todos jóvenes...¿¿es sólo `culpa´ de lo clásico ó es culpa de no re-adaptarnos al presente con programas más modernos?? Y bueno, fíjense en el protocolo especialmente, en toda esta represión de vestimenta, en las luces, en las obras elegidas, etc…

 

Sentí que vi a una artista increíblemente moderna y repito, con la adrenalina y el frenetismo de la era de la electricidad y de la tecnología, pero de alguna forma, en una jaula del pasado, que permitía ver, en casi todo el concierto, a un gran halcón con potentes alas y un poderoso pico intentando moverse en la jaula de un canario. Bravo por Valentina.

 

NO bravo por el programa. Bravo por el bis final! Quizás bravo por Liszt...NO bravo por Chopin. NO bravo por el Colón. NO bravo por el protocolo y la etiqueta. NO bravo por las luces encendidas.

 

Y NO bravo por los constantes ladridos de un público irrespetuoso que dudo de si va al Colón a `escuchar´ ó va sólo para contarle a sus amigos del country que ``fue al Colón a ver música clásica´´…

 

Luego de encontrarme con Valentina Lisitsa en el lobby del hotel, saludarla, charlar, felicitarla y contarle algunas cosas, desde ya que comprobé que aparte de una excelente intérprete cargada de sensibilidad, potencia visceral y una técnica superlativa, es una mina simple, sincera, re buena onda, MUY optimista, muy dulce, es un ángel de persona.

 

Bravo por Lisitsa y ojalá se modernice un poco todo esto y ojalá podamos ver a esta genia moviendo emociones de compositores de NUESTRA ERA y no tanto reliquias prehistóricas ó de algún dinosaurio q todavía siga vivo aleteando x ahí.

 

Viva Valentina!

 

De María. 2012.