Reflexión brutal. Nueva etapa.

Reflexión brutal. Nueva etapa. Giro de 180º.

Creo que los 2 grandes miedos del ser humano son: 1) la falta de confianza en nosotros mismos y 2) el temor a la soledad. Y sin ser conscientes de ello y no teniendo herramientas psico-espirituales nos tornamos mecánicos hasta la médula: todas nuestras decisiones pasan a ser gobernadas por 1) nuestros miedos y 2) los trofeos del ego. El miedo y la comodidad nos dicen ``por allá´´ y el ego y sus trofeos efímeros nos dicen ``por allá´´. No tenemos ni la menor idea de cuál es nuestro rol en este planeta. No tenemos ni la menor idea de porqué hacemos lo que hacemos. Todas las causas que creemos que son así, son falsas. Siempre hay una segunda lectura para nuestras acciones, una lectura incómoda para el ego. Conozco cientos de personas que `eligen´ a sus grupos de amigos sólo porque sus autoestimas están cómodas en ese contexto, y no importa si aprenden mucho o poco o si es una relación que suma o que resta, simplemente sus egos no entran en jaque y la ecuación así les rinde, es cómoda. Y la comodidad es enemiga de la voluntad consciente. La comodidad es mecanicismo 100%.

En un momento cerré la boca por hablar demasiado de la psiquis, por temor a perder amigos y por temor a que me digan loco. Hoy en día me chupa todo un huevo, estoy combativo y positivo al mismo tiempo. Acepto quien soy. Acepto mi multipolaridad y mi visión `particular´. Acepto que no es bueno ponerse de novio con alguien como yo dada mi multipolaridad constante, soy una montaña rusa emocional, más impredecible imposible, y eso para el arte es glorioso y para el estudio de la psiquis también, pero para las relaciones `tradicionales´ es nefasto y estoy cansado de hacer sufrir a gente que quiero. Hoy acepto que esa misma multipolaridad es lo que me hace un visionario en muchos aspectos y le recomiendo a cualquier persona que solo me vea como discípulo, amigo o maestro y nunca como novio porque no funciona `normalmente´ mi psiquis y esto es bueno saberlo, cambio como un camaleón, estoy medio loco, es verdad eso, e insisto, para muchas cosas es glorioso, para otras no tanto. Y hoy acepto quien soy, soy un artista que da la vida por ello, tengo alma terrorista, alma extrema, alma de todo o nada, soy un investigador con hambre constante, soy un experimentador de emociones extremas. Soy lo que soy, al que le gusta bien y al que no, me importa un carajo todo bien.

A los 19 años dejé una banda de metal que llenaba toda mi vida, porque la mitad de los integrantes no tenía la voluntad, las ganas y la decisión de pasar a un nivel de exigencia mayor, que yo les proponía. Este año con el Centro Integral me pasó algo similar, me rodeé de algunas personas que solo hacían tumulto y me servían para no sentirme solo y para tener confianza en mi mismo. Mi autoestima estaba baja y mis fuerzas débiles. El cigarrillo me carcomía la autoestima y la fuerza motora. Mi espíritu enmudecía y la cabeza un tanto gacha. Hoy tomo responsabilidad de quien soy y me chupa un huevo si a alguien le caigo mal. Tantos años esperando a que me acepten los idiotas de la universidad que me formó en mi período inicial como proto-artista y que tantas veces me cerraron las puertas cuando les pedí una mano. Tantos años esperando a ser aceptado por tal o por cual. Tanto tiempo sin valorarme ni a mi ni al lugar que manejo y por el cual debo ser más responsable y agradecido.

En estos años dedicados a la investigación creé un sistema que es cuasi milagroso y se basa en el desarrollo psico-emocional-motor de las personas, la activación de la esencia por medio de herramientas provenientes de técnicas mixtas integradas de una forma extrañísima y solo posible por un loco o por un esquizofrénico. Y los resultados son excelentes todo es empírico. Hablamos de artistas de una nueva generación, con una nueva energía y propósitos. Una generación fresca con recursos técnicos de sobra, con entrega emocional y con capacidad y coordinación motora, con voluntad de progreso infinito y con generosidad, con recursos de teatro y psicología para convertirse en quien haya que convertirse en el momento adecuado, en el escenario que sea y con quien sea.

Me siento motivado, me siento adulto, me siento responsable, libre y con alas, me siento completo conmigo mismo y con mi finalidad en este planeta. Quien esté conmigo bienvenido y quien no, le deseo suerte, yo sigo avanzando y ahora a pasos de gigante. Nueva era. Nuevo año. Nuevos conocimientos. Más voluntad, mucha más voluntad, muchísima voluntad. Besos a todos y siempre serán bienvenidos los que quieran estar por supuesto.