Me encanta dar clases!

Pienso que cada persona es un tesoro y me encanta brindar herramientas musicales para que cada cual encuentre a su esencia desde la música. Y yo después disfruto mucho de eso, para empezar porque no escucho sólo mi música, es decir que me enriquezco con la música de otros, me nutre; y aparte porque las flores de cada persona son únicas y es apasionante verlas, todas son hermosas, sólo deben salir, y una vez allí son parte del jardín de dios.